En Bilbao hemos tenido la oportunidad de conversar con Juan Mari Zulaika. Juan Mari formó parte del grupo de curas represaliados durante el franquismo. El castigo por el compromiso con la democracia de más de un centenar de curas incluyó multas, juicios sumarísimos, aplicación de la Ley de Bandidaje y Terrorismo y, finalmente, encarcelamiento en la cárcel concordataria de Zamora.  En esa prisión zamorana más de un centenar de curas, en su mayoría vascos, fueron encarcelados por sus sermones comprometidos, asistir al Aberri Eguna (día de la patria vasca), retirar la bandera española del altar, denunciar torturas, encerrarse en los locales del obispado, hacer huelgas de hambre, hablar en euskera… En definitiva, por no doblegarse al régimen franquista y reivindicar la cultura vasca.web2